No trabajo en una empresa feliz | Más allá de Agile VII

Careta de felicidad

No trabajo en una empresa feliz cada día, ni quiero. Hace ya varios meses que las organizaciones modernas (nos incluyo) nos hemos puesto a medir la felicidad de las personas que forman parte de la empresa. Conozco varios sistemas para medir la energía grupal del equipo, a cual más variopinto, en Sopinet usamos a nuestra futura CEO: Azur, que nos pregunta cada vez que llegamos a la oficina. “¿Con qué objetivo?” diréis; ni idea, la verdad… da igual, lo importante es medirlo todo… ya veremos después para qué.

¿Qué es una empresa feliz?

David Tomás, cuya empresa fue galardonada como una empresa feliz, la mejor empresa para trabajar en 2015, y que tiene un libro que se llama “La empresa más FELIZ del mundo”, nos resume en la primera de sus 11 claves: “Para y decide ser feliz”. Hace otro resumen bastante interesante:

Simplemente busca la felicidad igual que lo haces en tu vida personal.

Básicamente vamos a ser felices en la empresa igual que queremos ser felices en la vida personal.

Dificultad 1: La felicidad como medio para producir más

Porque… si no trabajo en una empresa feliz no voy a producir igual que si todos estamos súper felices, por tanto, sólo hay que hacer que la gente esté feliz y entonces produciremos más. ¿Verdad?

Si trabajo feliz soy más productivo, ¿no?

Hay un problema en este planteamiento:

  • El objetivo de ser feliz en tu vida personal es un fin en sí mismo, queremos estar en un estado agradable para disfrutar la vida lo mejor posible.
  • Sin embargo, en una empresa feliz, el objetivo de que las personas estén felices es producir más.

Y claro, resulta que eso no funciona así, es decir, las personas somos personas, incluso me atrevería a decir que, cuanto más avanzamos en la consecución de robots capaces de suplantarnos en tareas automatizadas, más personalidad estamos adquiriendo las personas en nuestros trabajos. Porque, oye, resulta que por ahora nos diferenciamos de las máquinas en nuestra humanidad.

Así que, si intentas que tus empleados compañeros sean más felices para así producir más, simplemente, eso no ocurrirá.

Cómo evita Sopinet que la felicidad sea un medio para producir más

Pues como mejor se evitan las cosas: Sin hacerlas.

Así es, en Sopinet el objetivo no es producir más. Nuestra prioridad en la empresa es estar lo mejor posible todas las personas, las inquietudes son compartidas y los objetivos son grupales. Si estar mejor significa ganar más salario entonces quizás haya que producir más para conseguir eso. Si estar mejor significa dejar de dar algún tipo de servicio,entonces dejaremos de darlo.

Diversión y otras emociones

Esto es posible, básicamente, de una manera muy sencilla: No hay socios fundadores que repartan beneficios de ese posible aumento de producción, por tanto, no tiene sentido hacer de la felicidad un medio en lugar de un fin.

Dificultad 2: Felicidad, qué bonito nombre tienes

La felicidad es a lo que aspiramos todos los seres humanos, al menos desde los últimos 100 años que nuestra esperanza de vida se ha duplicado y ya no tememos, tanto, morir de forma prematura. Una vez cubiertas las necesidades básicas que están claramente desarrolladas y establecidas, la siguiente necesidad a cubrir es mucho más ambigua: la felicidad.

De hecho, cuando personalmente sufrimos una ruptura / duelo, nuestros círculos cercanos siempre nos recomiendan: “salir y conocer gente para olvidar a la persona que se ha ido”.

Pero resulta que cuando escondemos ese conflicto y lo tapamos… no termina aquello de solucionarse, resulta que por mucha gente que conocemos aquella persona que se fue y de la que no nos terminamos de despedir sigue volviendo a nuestra vida. Resulta que la sonrisa continua y la búsqueda incesante de la felicidad… no nos hace verdaderamente felices…

lo necesario de la tristeza, yo no trabajo en una empresa feliz

Ay va, a ver si resulta que tampoco sabemos vivir la felicidad en nuestra vida personal, a ver si resulta que realmente no es felicidad lo que debemos buscar!

Las metodologías conscientes al rescate

Pues así es, la felicidad no se consigue simplemente buscándola.

Ya lo dijo estupendamente bien la película de Inside Out, la cual te animo a ver si no te enteras en absoluto de este artículo, incluso apta para niños.  También multitud de metodologías de trabajo personal y enfoques llamados generalmente conscientes entienden que la aceptación y el encaje son la respuesta a la pregunta que no debemos hacernos. Encontramos multitud de artículos y contenido reciente al respecto de la felicidad que apoya este enfoque, por ejemplo en este artículo de El Confidencial, no es el único, ni mucho menos:

No debemos olvidar que las emociones son herramientas, sirven para afrontar mejor las situaciones complejas o inesperadas. Sentir esas otras emociones y saber sacarles partido es mucho mejor que vivir en un estado de felicidad permanente.

Película sobre las emociones

Recientemente, además, me encuentro con otro lugar donde justo se habla de esto:

http://www.proyecto-kahlo.com/2018/05/el-privilegio-de-la-tristeza/

Estar triste debería ser un derecho.

Cómo evita Sopinet buscar ciegamente la felicidad

Pues lo cierto es que la propia idiosincrasia del resto de procedimientos y estrategias que tenemos en la organización se encargan de hacernos aflorar los demás sentimientos sana y ricamente cuando hay conflictos, que los hay. Si bien es cierto, que quizás no somos aún lo suficientemente conscientes de lo importante que es sacar fuera las demás emociones (aparte de la felicidad) y dejarlas estar en lugar de ocultarlas, aceptarlas, observarlas y trabajarlas desde un enfoque consciente.

Por poner un ejemplo de un tipo de actividad que realizamos: Desde hace unos meses llevamos a cabo reuniones de feedback entre dos personas con una tercera de facilitador, donde expresamos cómo nos sentimos con distintas cosas que percibimos del otro y luego se aterriza en acciones para mejorar esas tensiones que van apareciendo.

No trabajo en una empresa feliz

Y me alegro, sinceramente.

Trabajo en una empresa cada vez más humana, trabajo en una empresa viva, llena de tensiones, procesos, miradas y, sobre todo, a rebosar de personas.

representación de las emociones

No tengo ni idea de qué capacidad productiva tenemos buscando esta humanidad, no sé si buscar la felicidad continua sería mejor o peor a nivel económico, en el corto, medio o largo plazo, si captaríamos más o menos talento, si conseguiríamos retener mejor a los compañeros con una sonrisa mejor dibujada cada mañana y si los clientes sentirían que les damos mejor servicio.

De lo que si estoy completamente seguro es de que las personas que se trabajan a sí mismas y trabajan sus emociones son capaces de crear equipos increíbles que desarrollarán proyectos extraordinarios. Y tengo la suerte de estar en ese camino con un grupo de personas tan humanas o más que yo.


¿Quieres trabajar en Sopinet Software? Buscamos gente apasionada que quiera formar parte de un proyecto realmente diferente. quiero@sopinet.com

¿Quieres hacer un proyecto con nosotros? Queremos ser tu proveedor tecnológico de Confianza. info@sopinet.com

Share on Facebook9Share on Google+0Share on LinkedIn0Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *